Luis Benshimol recomienda: ARCOnclusiones

Luis Benshimol recomienda: ARCOnclusiones

¡Nos estrenamos con formato vídeo! Hacemos un recuento de la 37º edición de ARCO Madrid 2018, una feria de éxitos comerciales, el mejor año de ARCO desde el comienzo de la crisis. Han abundado las ventas a particulares, según ha confirmado un gran número de galerías y, según la dirección de la feria, las ventas han crecido entre un 10% y un 20%. Además, incluimos nuestros 10 stands favoritos dentro de la feria. 

Dentro de las compras institucionales y corporativas destacan las adquisiciones de la Fundación ARCO, llegando a un valor de 175.000€, todas canceladas con los fondos obtenidos durante la cena de recaudación de la Fundación ARCO, donde también se entregaron los Premios “A” al Coleccionismo. Las piezas de arte corresponden a 7 artistas en esta edición, para conformar la Colección Fundación ARCO, alojada actualmente en CA2M (Centro de Arte Dos de Mayo de la Comunidad de Madrid):

  • Amalia Pica – König Galerie
  • Armando Andrade Tudela – Fortes, d’Aloia & Gabriel
  • Laure Prouvost – Carlier Gebauer
  • Lily Renaud Dewar – Emanuel Layr
  • Yorgos Sapountzis – Barbara Gross
  • Francesc Ruiz – Estrany-de la Mota
  • Eva Fábregas – Tenderpixel
Luis Benshimol recomienda: ARCOnclusiones

Obras de Amalia Pica en el stand de König Galerie en ARCO18. Foto: Melanie García para Benshimolarte

Extendiéndonos un poco más, esta edición de ARCO no estuvo exenta de polémica. Días antes de que la feria abriera al público, IFEMA solicitó el desmontaje de la obra “Presos Políticos” de Santiago Sierra, traída a ARCO por la galería Helga de Alvear. Esto desencadenó una ola crítica, que resultó en la exitosa venta de la obra por el precio solicitado, un poco más de 80€ mil euros.

Destacable también fue la galería venezolana Carmen Araujo, que vendió “Ejercicio Volumen” de Teresa Mulet. La artista intenta dar visibilidad gráfica a las víctimas de la violencia en Venezuela, cada hoja de un milímetro representa un muerto. El estudio va desde 1999 cuando se registraron 5 mil muertos, hasta 2016 cuando la cifra ascendió a los 28 mil. La obra se vendió también el primer día de la feria.

Venezuela dijo “¡presente!” en ARCO este año. Como siempre, los grandes maestros como Soto y Cruz-Diez se lucieron en varios stands (Denise René, León Tovar y Galería DAN) pero, además, el país tuvo su rincón en ARCO gracias a una iniciativa de Solita Cohen y curaduría de Isabela Villanueva quienes, para dar visibilidad a la producción artística que a pesar de la situación del país se lleva a cabo hoy en día, organizaron “Deconstrucción: arte contemporáneo venezolano”. La muestra dio un vistazo general al panorama creativo que existe hoy en día en Venezuela, transmitiendo las dificultades de producir en el país y un descontento latente, crítico con las autoridades del oficialismo. Destacaron obras de Lucía Pizzani, Oscar Abraham Pabón, Alessandro Balteo, Juan Iribarren, Magdalena Fernández, Luis Molina-Pantin, entre otros; y Esmelyn Miranda fue el ganador de una beca de producción generosamente donada por la Fundación Otazu.

Muchas fueron las conversaciones en torno al arte que se llevaron a cabo en el marco de la feria. Los foros congregaron a gran cantidad de gente, sobre todo profesionales del mundo del arte contemporáneo. Desde el foro de Coleccionismo donde Estrella de Diego moderó dos conversaciones sobre mecenazgo, hasta el foro de Museos en el que destacó la conversación dirigida por Mari Carmen Ramírez sobre el repunte del arte Latinoamericano y la colección del Museo de Bellas Artes de Houston.

Además, destacó la sección Ars Libris que, desde 2016, conecta los pabellones 7 y 9 de IFEMA con un pasillo lleno de libros de artista, photobooks y catálogos históricos, traídos a Madrid por 30 editoriales nacionales e internacionales que buscan acercar el arte a todos los públicos a través del libro, abriendo paso a un coleccionismo más documental.

Este año la feria estuvo compuesta por cuatro secciones. En el ya conocido Programa General estuvieron presentes 159 galerías, de las cuales 36 provenientes de Latinoamérica. Destacan la megagalería internacional Hauser & Wirth, las madrileñas Elvira González, Elba Benítez y Cayón, además de Denise René, Henrique Faría y José de la Mano. Por otro lado, en Diálogos, dos artistas de generaciones distantes conversan, como por ejemplo dialogaron Fernanda Fragateiro y Anna Virnich en el stand de la berlinesa Arratia Beer. La sección de Opening presentó galerías jóvenes de una trayectoria menor a 7 años. Y la novedad fue Futuro, la temática invitada de ARCO 2018, una sección elevada, de alfombras y paredes verdes, donde se intentó transmitir una visión particular sobre lo que se trabaja en el presente, moldeando así el porvenir.

El creciente interés internacional por la feria se ha consolidado con un Consejo Internacional que surge desde la Fundación ARCO para apoyar a la feria madrileña. Y aparece la cuestión de si ARCO tendrá que abrir otro pabellón en IFEMA para 2019. Por ahora, sólo una cosa podemos adelantar de ARCO 2019, y es que regresará a su esquema de país invitado, con el foco puesto en Perú.


Este año nuestro paso por ARCO ha sido distinto. En las próximas semanas, estaremos publicando el resultado de un esfuerzo por darle a varios artistas, comisarios y galeristas la oportunidad de expresar sus inquietudes y lo que intentaron transmitir esta 37º edición de la feria. Sin embargo, tenemos comentarios específicos sobre lo que se pudo ver en los pabellones 7 y 9 de IFEMA del 21 al 25 de febrero.

Luis Benshimol recomienda: ARCOnclusiones

Iván Candeo y el maestro Carlos Castillo disfrutando de un ameno momento previo a nuestra entrevista en el stand de Carmen Araujo Arte en ARCO18. Foto: Melanie García para Benshimolarte

Ver fuente